LA ÚLTIMA NOTA QUE ESCRIBISTE CON UN LÁPIZ COLOR GRIS.

Aferrada al dolor de la humillación, dominada por la sensibilidad del alma, dime ¿a quién puedo llamar para esta liberación? ¿qué hago para sacarte de este sentimiento de fragilidad, de ese dolor de pena y lástima?

Lamento el tiempo perdido que te hice pasar, sé que no merecías una carga más a el bulto de dolor infinito de siempre, lo siento por meter más problemas a tu cabeza, sé que ya no puedes resistir más. Perdón por no ser suficiente para ti, y más que nada perdóname por no creer en la disculpa que me diste, ya que sabía que no era algo sincero y volverías a enredarte en problemas de los que jamás podrías salir.

Solo respóndeme esto y juro que te dejaré en paz por el resto que quede de tu vida ¿por qué constantemente pides que te intoxique de dolor y sufrimiento? ¿Acaso no te cansas de la miseria de vida en la que vives? Explícame ¿no te cansas de vivir en el infierno donde te la pasas ardiendo todos los días? ¿qué tengo que hacer para que termine tu infinita agonía? No entiendo porque disfrutas el sufrimiento, o mejor dicho, no entiendo por qué dices disfrutar el sufrimiento, ya que las ventanas de tu alma reflejan no más que dolor y vacío dentro de tu corazón.

¿Y si en vez de llenar el vacío, lo ahogamos hasta que ya no sientas más dolor? Porque podemos ahogarlo con tus lágrimas del pasado que derramaste en esas noches de odio, tristeza y soledad. Pero a pesar de eso, nada fue suficiente para impedir la dolorosa muerte de la última chispa de luz que emanaban de tus ojos.

Me transmites tu dolor como si estuviéramos conectadas, tu pena, humillación, temor, ansiedad y prepotencia, sé que ya no quieres sentirlo, así que solo te recomiendo cerrar los ojos, recordar una buena anécdota y dejar que tu aliento se lo lleve el recuerdo de la noche, para poder recordarte infinitamente en nuestro corazón.

Te prometo que no sentirás tu último respiro, no dolerá, lo que sentirás no será nada comparado de lo que intentabas huir, ya no habrá más preocupación o temor del cual padecer, ya no tendrás que aferrarte al despertar de cada mañana miserable que pasaste y mucho menos a esos días soleados que jamás te gustaron. Ya no tendrás que reprimir los sentimientos que tanto te invadían a la hora de ver el mundo, ya nunca tendrás que ocultar el llanto que tanto quisiste sacar pero nunca tuviste el valor de hacerlo, y lo mejor de todo, ya no deberas sufrir la humillación de la deshonra y decepción causada a las personas que mas te amaron, jamás las volverás a decepcionar.

Todo va a salir tan bien ya no mas pena e importancia que guardar, te prometo que te apoyaré en todo el proceso y dejaré que tomes mi mano a la hora del suceso, te defenderé de cualquiera que se intente oponer y sobre todo, siempre te guardaré en mi corazón y mi memoria para honrarte como debiste de ser reconocida en tu momento de lucha. Tú solo confía, todo va a salir bien.

Anuncios

Callejón sin salida.

Parecen años los que había dejado pasar al momento de escribir… Pero algo hiciste hoy que me ayudó a despertar la chispa de mi interior otra vez.

¿Cómo puedes amar a alguien sin conocerlo?

¿Soñar una vez contigo significa algo? porque la verdad, he perdido la cuenta de las veces que has aparecido en ellos. Me mantengo callada sin saber a quien contarle este sueño que me ronda por la mente ¿por qué apareciste si no tengo ningún lazo contigo? eres un alma prohibida con la que jamás mi camino cruzaré; he estado contemplándote como espectadora muy de cerca, averiguando si alguna vez tendré la posibilidad de que nuestras miradas se crucen y salga un destello de ellas ¿por qué te soñé?

Te conozco y sé que eres prohibido para mí por un juramento obligatorio de los lazos que jamás podré romper. No te voy a mentir, desde esa primera vez que te vi ahí solitariamente con una bebida en tu mano justamente en un territorio perfectamente conocido para mí, llamaste mi atención y te observé desde lo lejos para únicamente enfocarme en otro objetivo esa noche; pero aún con todas esas distracciones, cuando nuestros ojos se cruzaron sabía perfectamente que perdería mi cordura para imaginar un momento junto a ti.

Dejando una huella en mi camino, volvería a caer en la desgracia de la admiración que se convertiría como en veneno del espejismo que se crearía en mi cabeza durante mucho tiempo. Lo único que calmaba mi inquietud era el saber que existía un pequeño ruiseñor que alimentaria mis ánimos con la semilla de lo prohibido que me haría adicta para finalmente, solo alejarme más de ti.

La vergüenza me apaña por la cobardía que no me deja aceptar la situación; pero aquí estoy, una simple mundana con corazón esperando una respuesta del constante viento.

Ya nos imaginé de la manera más hermosa, violenta, tierna, soñada, fugaz… Completa, aunque no quiera solo imaginarte en un contexto de color rojo, el deseo de la sensación de tu cuerpo me llena al punto de llegar a temblar. Imaginé tus brazos alrededor mío como la vez que lo hicimos por pura obligación; al ver tu rostro, admirarlo y contemplarlo con el toque de mis dedos, nació una sensación que desconectó mi alma y espíritu… Se me olvidó el pasado y las preocupaciones del futuro.

Tienes ese increíble poder de ayudarme a descubrir la esencia de mi persona con tus detalles de ilusión y tus palabras de sorpresa; aceptando los suspiros que me robas, entiendo que me he aventado a un remolino sin principio ni final, porque lo único que hago es seguir ilusionándome con creaciones de mi mente que está segura de que lo nuestro jamás pasará. No pretendo que lo nuestro sea eterno, pero sí único.

Quiero escribir sobre ti pero mis ojos se cierran ¿será acaso la señal de que prefiero dormir y soñar con un una vida junto a ti, y no despertar para analizar la vida que vivo con tu ausencia?

Inteligencia prohibida.

Con ese vacío en el corazón, condenados al dolor eterno, a pesar de ver seguimos ciegos, únicamente sintiéndonos dueños de una vida llena de mentiras. Viviendo de los latidos de otras personas, conformándonos con dilemas ajenos, no sabiendo como crear un momento para igualar; mediocridad sin apuros, desconfiada de lo aún no conquistado.
Fugaces corremos incapaces de enfrentar los hechos, temerarios del sufrimiento eterno, nos escondemos tras las mascaras que creamos con nuestro tormento; desconfiando de lo que alguna vez fue mi sombra y ahora es mi reflejo, me encuentro frente al espejo deseando ver a alguien que no soy yo. ¿Cuál es la verdadera causa de que me sienta tan miserablemente vacía? ¿Por qué sólo encuentro la sensación de torpeza y de incertidumbre?

La lástima de la mediocridad que emanamos es lo que nos convierte un blanco fácil y nos proyecta como carnadas ¿O es simplemente la debilidad con la que miramos al amanecer la que nos delata?

Sigue hablando, lo más alto que puedas porque no logro descifrar lo que dices, necesito que hables claro porque el ruido del silencio forzado no me deja escucharte. Necesito que te sacudas y te hagas notar, quiero que tomes el paso más largo y te enfrentes contra tus propios sentimientos, no te preocupes si llegas a decir algo extra, ya que nadie puede decirme algo que no me halla dicho y que me halla hecho sentir mi propio espíritu.

Acaso tendrán razón a la hora de referirse a mi cuando hablan de… ¿la gente habla de mi, sabe de mi existencia? Sabrán realmente de la mediocridad que me complementa y  tiempo que invierten en una alma vacía que solo viaja por donde los patrones le indican.

¿Y qué es lo que le voy a gritar al cielo? ¿orgullo, pasión o lástima? El miedo de las críticas es lo que impide que la gente explique como redimirse ¿de qué manera puede uno acabar con la hipocresía humana que se crea por naturaleza? ¿Cuál es la verdadera necesidad del burlarse de la felicidad del otro?

Mis ojos únicamente recolectores de almas, sollozos, suspiros y lágrimas, intentan gritar palabras indescifrables de un lenguaje aún no inventado, ¿cuáles serán los signos que recibiré de aquellos que me entiendan? ¿Será con las heridas del alma que se marcaron con la humillación del corte que dejó el tiempo o serán esos murmullos llenos de suspiros que se escuchan por el cielo?

Quiero ver y entender porqué la crueldad nace como una pincelada de un artista lleno de inspiración y es venerada como un sueño hecho realidad, ¿cuál es la necesidad de encontrarnos rodeados de las vibras que otros no desean en su interior?. Sin sentido en mi interior, vuelo a leer entre líneas para encontrar una dirección que ansío se quede conmigo en mi memoria, que me haga recordar el peso del esfuerzo que me construyó una grieta en el corazón.

Con un suspiro lanzado al cielo, admiro atentamente el brillo de lo que en alguna vez creí; besada por un alma sin penas pude abrir los ojos después de la desesperación y ver la luz esperanzada de aquellas criaturas que aún no encuentran la valentía para gritar al aire por su causa porque viven bajo la opresión de su ser.

El capullo que no floreció.

Me estas matando lentamente y sé que no es tu intención, no es tu culpa el que yo fuera un capullo que jamás floreció y se marchito. En mi intento más grande de brillar conforme al plan, todo se vino abajo al momento analizar la verdad.

Muriendo de la manera más delicada me encuentro, bajo las sombras me encuentro en llanto, tratando de elevar mi espíritu a un nivel más alto solo veo la sensación de la desgracia y decepción.

Consciente yo estaba sobre lo que iba a pasar, y sabía que eso me iba a dejar un agujero en el corazón, pero aún así estuve dispuesta a jugarla y lanzarme de la torre más alta por la pequeña esperanza que yacía en la idea de mi corazón que decía que te vería abajo con los brazos esperando mi caída, tristemente no fue así y lo único que recibí fue menos que una sombra al momento de caer; pero fue mi culpa el morir, ya que yo fui la que jugué con un concepto irreal, el tratar de burlar a la creación y mentir sobre la espera, porque muy bien sabía que yo si te quería y aún así me hice a la idea de saltar sin esperar, para darme cuenta de la única verdad. El colchón de mi corazón jamás existió.

Déjame fotografiar lo que hubiéramos sido, para así tener una memoria conmigo que me mantenga despierta mientras sigo cayendo. Debí de escuchar a las voces que me decían que me arrepentiría y que sólo me tiraría en vano, pero ilusamente seguí aferrada al pensamiento del tal vez, y fue mi necesidad la que me hizo investigar para haber sido destruida con la realidad.

Mientras caigo te escucho gritar desde lo alto que me necesitas y no me logras escuchar pero telepáticamente te intento responder “no me digas que me necesitas si realmente no lo crees”, y de la misma manera intento repetir tu voz las veces que sean porque no quiero olvidarla jamás. Por fin despierto y veo mi reflejo en silencio, lo veo todo demacrado, ya nada puede cambiar la situación y es, que yo caeré sin haber sentido jamás el calor de tus brazos.

Por más que sé que hay almas nobles intentando rescatarme, lo único en lo que me puedo fijar es el sonido de mi espíritu quemándose en las llamas del dolor. En agonía me encuentro al final de la nada, sentada hablando con la última voz que sigue intentando alimentar mi alma en estos momentos de escasez; animándonos mutuamente tratando de olvidar el tiempo que pasaba por nosotros, intentando olvidar con palabras al aire, un golpe de realidad nos trajo de vuelta para hacernos subir sin importar lo que esperar.

 

Segundo primer amor.

Siendo sincera, jamás me he enamorado de alguien, obviamente llegue a experimentar el sentimiento del “querer” pero nunca el del amor. Así que ¿cuál es la razón de esta insignificante carta de amor, si no tengo ni idea de qué es el amor? Y si estoy lejos de haberme enamorado de alguien antes ¿por qué esto se llama segundo primer amor?

No fue nada fácil entender la situación por la que estaba pasando, realmente era algo muy complejo y confuso, a pesar que conocía muy bien el tema, nunca creí que me fuera a involucrar demasiado. Siempre me consideré una persona abierta y orgullosa, cuando hice ese viaje tan importante, comencé a dejarme llevar cuando conocí a esa hermosa alma llena de vida y bondad que me enseñó que los sentimientos son completamente normal, y no se deben ocultar de ninguna manera.

Quiero aclarar que cuando comencé a entender lo que pasaba por mi mente y mi corazón, realmente me asusté, no sabía que iba a pasar y cómo iba a controlar todo lo que cargaba dentro de mi; un secreto que será más difícil de revelar. Gracias al cielo, siempre conté con el apoyo de un corazón que palpitaba de la misma manera que el mío, así que te aconsejo que le agradezcas que no colapsara y arruinara las cosas al primer momento.

Yo no sabía que iba a pasar en el momento que aceptara la verdad y empezara a comprender mis sentimientos, fuiste como la flor que nació en el momento más inesperado de la rama del árbol más seca, algo realmente extraño. Lo único que sé, es que al mirarte tú me enseñaste que las palabras son barreras que construye la gente, me hiciste abrir los ojos y ver la vida en su máximo resplandor, además de obviamente llenar mi cabeza de confusión, aunque eso valió la pena porque la esencia viajó como un destello que llenó mi corazón inmediatamente.

Te confieso que cuando capte todo lo que pasaba con mis cinco sentidos, cuando me di cuenta de que era real y que estaba bien, me sentí feliz de que fueras tú la persona con la que experimentaría eso que llaman amor.

Te ubicaba desde hace muchos años, nunca le había dado tanta importancia hasta que te conocí profundamente en unos días, que significaron un giro de 180º a mi vida, me hiciste suspirar e imaginar que agarraba tu mano y te transmitía toda la pureza de mi amor, así también tú fuiste la inspiración para conocerme más íntimamente y permitir gritar mis sentimientos hacía ti al aire sin darle importancia a las críticas que recibiría por el mundo cerrado en el que vivimos.

Solo necesito que tomes una pieza de mi corazón y la moldees a tu manera, así sabre que una parte de mi estará a tu cuidado y lo recordaré cuando me tenga que enfrentar con la cara del odio. Puede ser algo muy insignificante, pero quiero que entiendas que te quiero por como eres, por tu espíritu y esencias, eres una persona única que siempre llevare en mi corazón y memoria toda mi vida.

dedicado a T y F.

Luces.

 Y en ese momento me sentí todo y nada, arriba de todos, admirando lo que es la vida,
pude observar cosas que nunca había notado, en aquella colina, noté que las luces me hablaban. Me llamaban, me gritaban, me hablaban en código morse, yo les intenté gritar por telepatía y sé que me entendieron, entendieron todo lo que les decía; a cualquier lado que volteaba se me lograban iluminar los ojos, algo que ya no hacía muchos meses atrás. Obviamente tenía ganas de llorar, pues estaba contemplando algo maravilloso, pero no me salía ninguna lagrima, y no fue por el hecho de que estuviera seca por dentro, más bien fue porque ya estaba lo suficientemente vacía como para derramar otra gota.

Despertando por fin de esas pesadillas disfrazadas de sueños que tanto cegaban mi alma, convirtiendo todos mis deseos en una infinita angustia llena de placeres que abordaban la lujuria y los delirios de mi interior; era momento de volverme a llenar, volver a meter ese toque que había perdido en los últimos días, de volver a llenarme de las agraciadas cosas que incluye la vida, todos aquellos afectos, sueños e inquietudes con los que uno es bendecido. Romper esas barreras que yo misma había construido para evitar enfrentar mis más grandes temores que lo único que hacían era nublarme la vista para sólo enfocarme en la obscura miseria de la vida.

Baje de la pequeña colina en la que me encontraba, con la mirada fija únicamente en el piso, analizando los mensajes ocultos que me mandaban las luces de mi interior para tratar de comunicarse con las luces del exterior, de vez en cuando volteando a ver el paisaje para resolver los misterios que seguían ocultando los brillos de la noche; para que más tarde, durante todo el camino de regreso, pudiera descifrar completamente los mensajes que veía mientras seguía viendo las lámparas y sus destellos. Al llegar al fin de la colina, el hecho de seguir caminando pero con todos los secretos finalmente revelados, por fin en el camino que durante años había tomado, pude observar cosas que nunca había visto, admire el arte callejero que estaba en las paredes, percibí el olor del arte culinario que se crea únicamente a esas altas horas de la fría noche y  no pude resistir en probar un cachito del cielo en el sabor de un inigualable dulce con sabor del único fruto que permite la sobrevivencia en los lugares donde no existe el tiempo y solo está la locura.

Siguiendo el camino admire los colores de los hogares, tiendas y personas, contemplando la belleza de la creación, e inesperadamente logré descifrar la verdad que emanaba de las personas que pasaba, analizando su sonrisa y sus ojos, sabía el color que les pertenecía logrando ver más allá de su espíritu.

En mi travesía de regreso, mágicamente me tope en el camino con la melodía que en algún momento definió mi vida, llenando de energía cada parte de mi cuerpo, haciéndola vibrar con el sonido del eco; tratando de mantener  la sonrisa que emanaba de mi rostro, pasé por el pabellón nuevo deseando que las luces nunca perdieran su brillo y continuaran hablandome.

Finalmente me despedí de la reina de las luces agradeciendo por haberme permitido que en tan solo una hora pudiera recoger la felicidad que meses atrás yo había perdido.

 

 

El último nivel.

Hoy por fin fue el día donde por fin tuve el valor de dejar de esconderme detrás de la cortina de mi cobardía y abrir los ojos finalmente para enfrentar cara a cara a la vida, sin importar lo que el tiempo tenga planeado.

Nacida en un lugar donde te enseñan a no tener altas expectativas de las cosa, a no confrontar las palabras de los demás, a conformarse con lo que la suerte te depare; criada en un ambiente donde te hacen “fuerte” diciéndote lo mediocre que eres para así “ayudarte” a superarte a ti mismo día con día, criada donde lo más cercano a la existencia de la inclusión es decirle “güey/wey” a las personas sin  importar el género, donde pasé mi infancia rodeada de telenovelas que enseñan a idolatrar la ignorancia. Viviendo de pedazos de sueños rotos, aprendiendo a no mirar más allá del círculo vicioso en el que la mayoría de las personas viven, al cual se refieren como “ir a lo seguro”, a la que gratifican logro… viviendo constantemente con la prohibición del deseo, aprendiendo a que si rompes ese vicio te volverás un don nadie sin futuro ni vida, aún así, sabiendo todas esas cosas, decidí destaparme los ojos y mirar al cielo.

Con miedo en mi corazón y las opciones de una vida mediocre pero segura en las palmas de mi mano, decidí tirar todo por la ventana y elegí tirarme al aire esperando que cuando aterrizara cayera en las nubes de los sueños; Rompiendo los dilemas que me enseñaron a lo largo de mi crecimiento, por fin puedo mirar la otra cara de la moneda y gritar GRACIAS.

GRACIAS porque al fin me di cuenta que soy la persona más afortunada por haber nacido alrededor de este ambiente, porque aunque me enseñó que lo que hago no es por necesidad y lo hago por supervivencia, me enseñó que es lo que necesito, lo que quiero, lo que deseo; lo que me hacen querer romper todas las adversidades con las que me encuentre en el camino, y no para demostrarle a las personas que sí se puede, más bien para demostrarme a mi que si se quiere todo se puede.

Destinada a vivir en medio de la codicia y la envidia, conociendo que el pueblo siempre exigirá y nunca agradecerá, observando como las personas con las que te relacionas, en lugar de tomarte como orgullo son los primeros en criticar o burlarse, aún así por todo eso y más, fue el entrono que me rodeaba el que me inspiro a dar el salto, ya que atrás de esa ignorancia en la que vivimos, hay un mundo lleno de color y orgullo que nos identifica.

México, tú me estás enseñando el verdadero significado de vida, y más importante, me estás enseñando lo afortunada que fui al nacer debajo de tu manto, porque tú eres mucho más que noticia triste, eres vida, amor, color, tradición, comedia, dilema, sabor, alegría, costumbre, panorama, sonido, elemental; sin ti México, yo no sería nada. Me enseñaste a darle la mano al que lo necesita, a saborear la vida con la simpleza, a que debo verle el lado positivo para la supervivencia, me enseñaste a querer ser mejor cada día para demostrarle al mundo que eres más que tacos, tequila y sombreros.

Estoy hoy aquí admirando las estrellas, los coches, los sonidos, las luces, para darme cuenta de que la vida quiso que tú me criarás, porque sabía que me harías lo suficientemente fuerte para que cuando creciera yo me fuera para aprender de otra vida y nunca olvidar para qué me fui, porque llegará el momento indicado en el que me llamarás de nuevo para que vuelva y haga de ti un mejor país, donde la gente ya no necesite irse si quiere romper el círculo vicioso, porque aquí encontrará todas esas oportunidades con las que soñó.

Porque te convertiré en lo que alguna vez yo soñé, en el lugar donde puedo alcanzar todos mis deseos y cumplir todas mis metas. Te prometo infinitamente que nunca te olvidare y jamás te desepcionaré, porque tú serás siempre lo primero que agradezca y a lo único que le llore; porque México, tú me hiciste afortunada a la hora de que me pusiste en el nivel más difícil de la vida, porque eso me enseñó a que comparado con los otros, todo será más fácil y sencillo.

(Por si se lo preguntan, cuando gane un Oscar, este será el discurso de agradecimiento que voy a dar)

Dedicado al video que en los días más oscuros me llena de orgullo; “I´m mexican”- Hunters.

https://www.youtube.com/watch?v=BStAJ4jJ1q0   <—- ese es el video.

Chispas en mi interior.

¿Qué cambió esa noche cuando mirar por la ventana y contaba las estrellas? ¿de dónde salió esa chispa que emana luz de mi interior y los demostró por medio de mis ojos? ¿qué me hizo decidir que debería entregar mi corazón entero a la causa?

Ya no quiero gastar más tiempo, no quiero dejar a nadie aprovechar la mejor parte de mi, quiero que nadie vuelva a tomar y destruir lo que algún día fue la inocencia del sueño.

Puedo sentir el fuego de mi alma escapar por las ventanas de mis ojos, quiero arder en llamas, quiero sentir el poder de la satisfacción, no quiero volver a decir lo difícil que es soñar, quiero olvidar las dificultades y hacer a un lado todo lo que se, quiero por primera vez disfrutar la pasión que mueve mi mundo, quiero sentir el ardor en mis venas recorrer mi cuerpo entero, esa sensación de emoción por lo nuevo y desconocido, haciéndome desear querer sentir la adrenalina del miedo que emana cuando estás a punto de tomar una decisión que cambiara el rumbo de la vida.

¿Qué me maniene atada al piso? ¿acaso necesito tiempo o simplemente necesito coraje?  prque ya llevo conmigo lo maás importante, que es la llama del deseo que me ciega y no se apagará hasta haber cumplido la meta.